________________________________________________
________________________________________________

martes, 30 de junio de 2009

OLVIDO.

De todo cuanto no digo
nacen espinas,
incómodas -cuando lo muevo-,
crueles -cuando lo niego-,
terribles -cuando lo olvido-.

Mas de lo que no escribo,
brotan semillas,
vacuos engendros de lo nuevo,
grana falta de riego
destinada al olvido.

Aun mártires del descuido,
igual germinan,
inseminadas con el placebo
de ese sutil sosiego
que nos otorga el olvido.

viernes, 26 de junio de 2009

HASTA LA LOCURA Y MÁS ALLÁ.

“Dejarse llevar” no deja de ser esa concesión que hacemos a las circunstancias que nos rodean para, en el mejor de los casos, tomar medida de lo que somos y en el peor de ellos, vivir la angustia de sentirse a la deriva. Y así, a la deriva, redescubrimos las lindes de nuestro empuje, de nuestro aguante, nuestras debilidades y fortalezas, mientras damos -conscientes o no-, una oportunidad al conocimiento -si no al propio, al menos al ajeno-.
Durante mi tercer año de instituto, mientras que en clase trataba de captar el mágico semblante de Monse en un formato A3, ella en los pasillos me invitaba a escuchar la música de “Psychedelic Furs”, “The Church”, “Echo & the Bunnymen” o “Carmina Burana”.

CARMINA BURANA - "El Telar de la Locura". 1985.

La Historia sigue adelante, pese a que alguien trata de cambiar el pasado
para crear un nuevo presente sin pensar en el futuro.
Un papel de fumar entre mis manos lucha por enrollarse sobre sí mismo,
la gente pugna en la calle por algo que jamás conseguirá,
mientras otros gritan desde las alturas, fingiendo luchar por algo
que no tiene oposición válida posible.

La estructura del poder convierte a los gobernados
en esclavos de su propia locura.
Alguien salió a pescar al mar abierto,
pero el gran océano no quería que nadie comiera de sus frutos
,
así que llamó a su aliado el viento que organizó las maniobras
para que rayos y agua cayeran sobre el pescador
y pudiera ser engullido por ese dragón que era el mar,
razón tenía Nietzsche al darle el nombre de Deber.

Pero el espíritu al fin podrá ser libre,
si es que siquiera puede ser.
Tomando una caña en la barra de un bar
el filósofo piensa si es realmente necesaria su presencia
en la clandestinidad de unas ideas no proclamables.
Piensa que es incluso inútil y ésa es
una buena razón para proclamarlas.
Y grita y se deja oír y es oído e incluso unos pocos le escuchan
y le siguen y caminan con él y derriban y se extienden y creen,
y actúan y triunfan y consiguen que el filósofo
se encierre en un oscuro bar a beber una cerveza en copón de oro.
Pero vuelve a pensar y entre sus manos se deshace el copón
y se inclina sobre la barra y llora, llora.

Luego se levanta, grita y convierte las mismas ideas en nuevos discursos,
iguales a aquellos que una vez lanzara a quien quisiera escucharlos.
Aunque un momento no se pueda describir con movimientos,
aunque un ciego nunca pueda conocer el color ni aun con ayuda,
nada hay realmente imposible para la gran mandíbula de acero.
Podrá decir con gestos a un sordo lo que significa un instante,
podrá contar a quien no pueda verlo cómo es el arco iris.
Y si no lo consigue lo dará por hecho
y el sordo y el ciego deberán asentir
a lo que el dragón brillante diga.
Pero alguien intentará pensar entonces en el futuro
y quizás pueda acabar con el dragón
porque la Historia no puede detenerse,
debe seguir su camino con o sin compañeros de viaje.

Imagen: "La Nave de los locos" de El Bosco. Hacia 1504.

jueves, 11 de junio de 2009

DEVANEO. Veintitrés.

La primavera pasada, germinaban las irreconocibles semillas que durante más de una década permanecieron infamemente olvidadas. Hoy son una planta -fuerte, verde, viva,...-, que con delicada insolencia destaca del resto.
Espero humildemente que me deje ver sus flores.

domingo, 7 de junio de 2009

BANDUENDO.

“Aprendimos a mirar
con la duda entre los dedos y a tientas.
Descubrimos que al final
las palabras que no existen nos pueden salvar”.
Rey Sol” de Vetusta Morla.

Existe una palabra, “balduendo” o “banduendo” -no recogida por la RAE-, que en jerga venatoria significa “cimarrón” o lo que es lo mismo, un animal que fue doméstico y que anda suelto y sin amo. Aunque la palabreja también puede atribuirse al género humano, -con connotaciones más o menos despectivas según quien la emplee-, en estos pagos se usa para referirse a todo individuo (persona o animal) que deambula, que vaga, que camina perdido, sin saber a donde ir, sin rumbo fijo y de un lado a otro.
La cuestión es ver si “ir, andar, estar,… banduendo” es síntoma de no saber/tener que hacer, a donde ir, a quien seguir o simplemente es reflejo de la poca o mucha resistencia que ejercemos para dar o no respuesta a las continuas presiones externas que nos condicionan.

video

video

Escenas: “Cimarrón” de Wesley Ruggles, 1931 y “La ley de la calle” de Francis Ford Coppola, 1983.

jueves, 4 de junio de 2009

VENTANA OESTE (XVII).

En la tarde, un lugar donde descansar.

martes, 2 de junio de 2009

AYER OPORTUNIDAD, HOY DESEO.

Parece propio de la condición humana valorar en demasía todo lo que la vida nos pone al paso. Confundimos todo aquello a lo que solo podemos llegar por intuición con las ideas preconcebidas que hemos creado para intentar entenderlo.
Cuanto ansiamos ver, se manifiesta en el momento que queremos verlo, -sin que tenga que requerir demasiado esfuerzo-, pero la tendencia es aturullarse tratando de asimilarlo todo de una manera precipitada, cuando a fin de cuentas, solo manejamos nuestra propia manera de ver las cosas. Practicamos una “atención mercantilista”, discriminando entre limitadas perspectivas, arrastrando nuestros propios intereses o eligiendo "el mejor momento"… cuando quizá solo se trate de estar en el instante que toca.
Y claro, sufrimos.

La pieza que aquí se oye, “Ask me now”, la grabó Thelonious Monk en 1959, un estándar de jazz de obligada audición. Cuando Jon Hendricks le puso letra, se convirtió en “How I wish” y fue interpretada por las más grandes del jazz, entre ellas Carmen McRae.


Thelonious Monk (p), Thad Jones (cor), Charlie Rouse (ts), Sam Jones (b), Art Taylor (d).


Carmen McRae (v), Clifford Jordan (ts), Eric Gunnison (p), Geoge Mraz (b), Al Foster (d).

Once you said you loved me
Una vez dijiste que me amabas
placed no one above me,
que a nadie colocarías por encima de mi,
Prayed for me to make that vow
mientras rezabas para formular aquella promesa
what dumb thing did I say
qué de tonterias dije
so busy being blasé
tan ocupado en ser displicente.
How I wish you'd ask me now.
¡Cómo deseo que me preguntaras ahora!

I was vain and blind then
Por aquel entonces mi vanidad me cegaba
prone to be unkind then
propenso a ser poco amable
wish they'd turn back time somehow
si de algún modo volviera aquél tiempo
then I was audacious
en el que yo era un insolente
I ignored what was precious
e ignoraba lo que era hermoso.
How I wish you'd ask me now
¡Cómo deseo que me preguntaras ahora!

I thought then I'd always be
Pensé que yo siempre sería
all footloose and fancy free
un despreocupado espíritu libre
how could I have been so blind
Como pude haber estado tan ciego,
what I once made light of
una vez hecha la luz,
turned out to be true love
resultó ser amor verdadero.

Once my ego ruled me
Una vez mi ego me condenó,
flattered me and fooled me
me halagó y me confundió
more times than the laws allow
más veces de lo que las leyes permiten.
you asked me could I care
Me preguntabas si podía atender
my attention was elsewhere
y mi atención estaba en otra parte
how I wish you'd ask me now
¡Cómo deseo que me preguntaras ahora!

____________________________________________

Para el que sabe ver todo es transitorio